• Avenida Parkinson, primer centro médico dedicado al manejo quirúrgico del Parkinson.

    Avenida Parkinson se identifica como el primer centro médico multidisciplinario del país y de la región, especializado en el  diagnóstico y tratamiento quirúrgico del Parkinson y otros tipos de movimientos involuntarios.   El pasado 28 de abril se dio a conocer oficialmente Avenida Parkinson, el primer centro de manejo quirúrgico multidisciplinario para pacientes con Parkinson y todo tipo de movimientos involuntarios o trastornos neuromotores que interfieren en la realización normal de todas las actividades diarias como temblor, trastornos de coordinación, entre otros. Avenida Parkinson, es el primer centro de esta naturaleza creado en el país y la región. El Hospital de Diagnóstico a través del Instituto de Neurociencias lo apadrina por ser uno de los proyectos en el cual un grupo multidisciplinario de neurocirujanos, neurólogos, fisiatras, psicólogos, algólogos, entre otros especialistas, entrenados con técnicas innovadoras en el extranjero,  romperán paradigmas en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad para mejorar la calidad de vida de los pacientes.   “Apoyamos este nuevo proyecto ya que en el Hospital de Diagnóstico nos enfocamos al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades neurológicas complejas al igual que lo hacemos con el cáncer y enfermedades cardiovasculares. Contamos con toda la tecnología médica necesaria para realizar procedimientos quirúrgicos.”, dijo el Dr. Rodrigo Brito, Presidente-Director del Hospital de Diagnóstico. Parte de la tecnología que ofrece el Hospital de Diagnóstico para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad incluye el Sistema de Radiocirugía con rayos Gamma, INFINI, un equipo de Resonancia Magnética de última generación, un Tomógrafo con la capacidad de realizar 128 cortes por segundo y el Quirófano Inteligente – único en el país – totalmente digitalizado. Según el Dr. Ricardo Quiñonez, neurocirujano y fundador de Avenida Parkinson, esta iniciativa surge tras la necesidad de ver mejores resultados en el manejo de la enfermedad ya que hasta el momento se ha demostrado un uso y abuso de medicamentos para el control de los síntomas como única alternativa proporcionada a los pacientes y sin que estos logren mejoría en calidad de vida en etapas intermedias y avanzadas. Además explicó que como especialistas han visto la carencia del uso de métodos que se encargan de evaluar constantemente la evolución de la enfermedad y sus características para establecer la situación  de la misma, acorde a los estándares mundiales de manejo. El especialista explicó también lo importante que tanto pacientes como cuidadores conozcan que existen otras opciones de tratamiento. Se refiere a la técnica de Estimulación Cerebral Profunda (DBS),  un dispositivo médico implantado quirúrgicamente, similar a un marcapasos cardíaco, para administrar estimulación eléctrica en áreas muy definidas del cerebro, estimulación que bloquea las señales que causan los temblores  incapacitantes de la enfermedad de Parkinson. En el lapso de un año, se han realizado 7 operaciones  entre recambios e implantes de DBS y gracias a ello los pacientes han logrado tener un mayor control sobre los movimientos de su cuerpo y mejorar su calidad de vida. En ese sentido, el Dr. Quiñonez explicó que Avenida Parkinson “es el camino que las personas que padecen la enfermedad deberán elegir para llegar a la meta final: recuperar la esperanza de volver a realizar las actividades diarias”. Avenida Parkinson está ubicada en el Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnóstico, contando con los servicios de Neurocirugía Funcional, Neurología, Neurofisiología, Neurología con especialidad en Manejo de Movimientos Involuntarios, Clínica de Sueño, Fisioterapia y Rehabilitación, Logopeda, Neuropsicología, Algología Psiquiatría, entre otros. Para más información puede comunicarse a los teléfonos: (503) 2132-1500 o al (503) 2235-8027

Suscripción a Newsletter

¿Qué podemos hacer para recuperar el buen sueño?

Dr. Luis Ernesto González Sánchez Neurologo-Neurofisiologo-Internista La formación del sueño en los humanos ha tardado millones de años en desarrollarse sin embargo, recientemente nuestros hábitos están deteriorando rápidamente el proceso, a tal grado que los trastornos del sueño se han vuelto una epidemia.  El problema es tan grande que a nivel mundial se gastan unos 100 billones de dólares en el tratamiento de los padecimientos del sueño y los problemas asociados como la depresión y la ansiedad. El diagnóstico correcto de los problemas del sueño es esencial para la intervención terapéutica adecuada y eso puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Las técnicas de higiene de sueño son herramientas poderosas en la prevención de insomnio crónico y sus consecuencias. Esto hace que la educación del sueño sea muy importante. Aunque el sueño es un estado cerebral cotidiano, la comprensión de cómo se genera el sueño es necesaria para la preservación de un sueño normal. Mientras más conocen las personas los mecanismo relacionados con el inicio y la continuidad del sueño, más respetarán las reglas que existen para alcanzar el buen dormir. Mecanismos implicados en el buen dormir Se sabe que en el cerebro existen importantes micro moléculas conocidas como neurotransmisores, entre las que sobresale la adrenalina o neurotransmisor del estrés y la melatonina, la encargada de dictaminar al cerebro en qué momento se debe iniciar el sueño. Estas macromoléculas son importantes para lograr el equilibrio de dormir bien. ¿Pero de qué depende la capacidad de tener un sueño de calidad? Para conocer la respuesta es necesario comprender que es el dormir bien. Primero debemos entender que el cerebro tiene un orden para que se genere un sueño satisfactorio, sin embargo, nuestras propias conductas están afectando el delicado engranaje de los diferentes componentes del sueño.Esto se puede explicar de la siguiente manera: Existen dos procesos que se interrelacionan entre sí. El proceso de la propia carga del sueño que se genera dentro del cerebro al cual llamaremos proceso “S” y otro, el proceso “C” que no está relacionado con nuestro cerebro, sino con el ciclo luz y oscuridad, o el día y la noche debido a la rotación de la tierra. Ambos procesos “S” y “C”, están enlazados por medio de la melatonina que actúa como un marcador de los diferentes componentes del fenómeno “S” o el sueño cerebral. Cuando uno se despierta por la mañana, entra al estado de vigilia que tiene una duración de 12 a 18 horas. El cerebro comienza a producir sueño cerebral o proceso “S”, a partir de las 10 am. Para evitar dormirnos durante el día utilizamos sustancias como café o sustancias energizantes. Cuando comienza a desaparecer la luz del sol, el cerebro inicia el fenómeno conocido como “pulso de malatomina” por la extinción de la luz. Para que se produzca la segunda fase del sueño, o ciclo “C”, la cual es automática, tiene que respetarse la oscuridad de las 7 PM en adelante. La fase automática del sueño comienza a partir de las 10 PM. Es como un robot que obedece las indicaciones del sueño cerebral, la melatonina, y la fase oscura del ciclo día-noche. Entonces el sueño se pierde al existir mucho interés en estar despiertos después de las 7 pm  debido al exceso de trabajo. Solo una de cada siete personas logra soportar trabajar en la noche después de las 7 pm y además dormir bien. Seis de cada siete personas tendrán insomnio por continuar trabajando después de la hora “natural”. Esas señales compiten con el sueño automático y son más poderosas cuando ocurren después de las 10 pm, bloqueando la función robotizada del sueño. A esto con el tiempo se agrega la ansiedad por no dormir que bloquea de forma aún más acentuada el robot del sueño de tal forma que el sueño hace lo opuesto a lo que queremos. Si deseamos dormir, nos mantenemos despiertos y si queremos estar despiertos, nos dará sueño. Esto hace que, aunque hayamos estado durmiendo en un sillón, al ver la cama se nos vaya el sueño, precisamente cuando estamos dispuestos a dormir. Las personas que se angustian por no dormir en la noche provocan una señal que el cerebro lo interpreta como “trabajo” y cada noche, a la misma hora, el cerebro programa a la persona para que se despierte y se preocupe por no dormir. Es como si el cerebro interpreta la cama como el lugar de trabajo, al preocuparse por no poder conciliar el sueño. La acumulación de sustancias químicas (café, té, etc.) que tomamos durante el día nos afecta para conciliar el sueño. El exceso de luz después de las 7 PM en forma de destellos luminosos de las lámparas, la televisión, las computadoras, incluso de las pantallas de los teléfonos celulares, afectan el sueño. Si reducimos estos aspectos seguro que dormiremos mejor.

Tumores cerebrales: Diagnóstico y tratamiento

Dr. Zanoni Yada Los tumores cerebrales son formaciones de tejido indiscriminado de las células, donde estas pierden su orden de crecimiento y comienzan a expandirse hasta que terminan complicando a todas la células a su alrededor. Los tumores en el cerebro se comportan de manera diferente que los ubicados en otras partes del cuerpo, estos pueden ser tumores benignos o malignos. Los tumores malignos son aquellos que no tienen cura, mientras que el tumor benigno es aquel que con tratamiento el paciente puede tener una sobrevida muy larga o bien se puede curar. En el cerebro, depende mucho del área donde esté ubicado el tumor, hay áreas que se consideran elocuentes de habla, palabra y respiración, si el tumor está en alguna de esas partes y a medida va creciendo puede generar problemas e incluso la muerte. Diagnóstico El primero paso para identificar la enfermedad es el diagnóstico clínico, es decir por medio de la identificación de los síntomas, como en el caso de personas que presentan dolores de cabeza, visión doble, trastornos de la marcha, pérdida de equilibrio, vértigos, problemas de motricidad y a veces problemas del habla, todos estos síntomas permiten detectar  la existencia de un tumor cerebral. Después de la tomografía axial computarizada realizamos una resonancia magnética para tener una mejor apreciación del tumor. Posteriormente, se realiza la resonancia y se evalúan los resultados para ofrecerle al paciente las diferentes opciones de tratamiento. Como parte del equipo para detección de tumores, el Hospital de Diagnóstico cuenta con el mejor microscopio de Latinoamérica.  El diagnóstico final es anatomopatológico, la biopsia es la única que  puede dar las características específicas de un tumor. La tomografía, la resonancia magnética, los marcadores tumorales  sirven al médico para orientarse, aunque hay tumores muy característicos y  desde que se observan se sabe a qué tipo pertenecen. Sin embargo, en la gran mayoría no es así y generalmente es necesario realizar una biopsia. Además, contamos con estereotaxia, un tipo de biopsia que se realiza a través de milímetros con una pequeña aguja en el cerebro, por la cual se punciona el tumor y con este procedimiento se obtiene el diagnóstico. Tratamiento Las opciones más comunes para el paciente con tumor cerebral son: brindarle tratamiento, someterlo a cirugía o radiocirugía y tratamiento de quimioterapia. Cada tumor es especifico y dependiendo del tamaño, de la ubicación donde se encuentre tiene diferentes abordajes, para algunos el tratamiento quirúrgico es la única opción, para otros sólo la radiocirugía, en otros casos la quimioterapia, o también un tratamiento combinado que implica quitar el tumor, después dar radiocirugía para eliminar lo que ha quedado del tumor y en algunos casos es de complementarlo con quimioterapia. El Hospital de Diagnóstico brinda la atención más completa en cuanto a tratamiento para tumores cerebrales. Cuenta con un equipo multidisciplinario: psiquiatra, psicólogo, oncólogo, radioterapeuta y neurocirujanos.  El abordaje que se hace al paciente es completo y cada especialista tiene una participación fundamental. Incluso una vez que el tratamiento quirúrgico se ha ofrecido contamos con neuronavegación,  un tratamiento que funciona similar a un GPS cerebral para entrar y estudiar el tumor previamente identificado por una resonancia, en el cual se coloca un puntero y se sabe por milímetro cuadrado dónde está ubicado. Asimismo contamos con ultrasonido cerebral para detectar la ubicación del tumor. Actualmente los tumores cerebrales tienen una sobrevida bastante grande siempre que se realice el diagnóstico temprano, después se procede a determinar el tratamiento más adecuado para el paciente. 

Síndrome de Guillain Barré (SGB)

Por: Dr. Luis González, Especialista en Neurología - Neurofisiología.   Síndrome de Guillain Barré (SGB) es el nombre que se le asigna a la enfermedad que se distingue por el ataque que hace el sistema inmune contra su propio nervio periférico, y es frecuentemente desencadenado por una infección previa, específicamente enfermedades que tienen predilección por atacar los nervios.  La consecuencia final es producir moléculas conocidas como anticuerpos,  elaboradas por el propio enfermo contra su mielina, una  proteína que envuelve a los  mismos.  Algunas de las enfermedades con las que guarda relación son las producidas por  bacterias como: Campilobacter Yeyuni y otros múltiples agentes asociados a SGB como el virus de Epstein-Barr (VEB) que está relacionado con la mononucleosis infecciosa (MI),  responsable de ocasionar tumores como el linfoma de Burkitt de tipo africano y con el carcinoma nasofaríngeo. También existen otros agentes que pueden originar un cuadro similar llamado síndrome mononucleósico, principalmente el toxoplasma gondii, el citomegalovirus (CMV), los adenovirus,  virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el herpes virus 6 y la rubeola se agregarían a esta terrorífica lista. Recientemente se ha observado una fuerte asociación epidemiológica con el virus de la enfermedad del Zika. Los síntomas iníciales pueden ser relacionados a la vía respiratoria superior como también gastrointestinal, de esta forma los síntomas pueden variar desde una gripe a una diarrea. El SGB necesita un huésped, una persona con una vulnerabilidad. ¿Cómo afecta el Síndrome de Guillain Barré en los nervios? El nervio tiene la propiedad de trasmitir impulsos eléctricos que viajan con una velocidad de conducción específica, normalmente alrededor de 55 metros por segundo (m/s) teniendo como límite inferior 40 m/s. El SGB se caracteriza por afectar las estructuras que hacen a los nervios veloces convirtiéndolos patológicamente lentos,  afectando sectores  nerviosos generalmente vecinos a los troncos  próximos y la pelvis, es decir una parte del nervio está enferma mientras que la otra está sana. El nervio motor viaja desde la columna hasta las extremidades, mientras más largo es el nervio es más propenso a dañarse porque tiene más mielina, estructura que proporciona  velocidad, grosor al nervio y es el foco de destrucción en esta enfermedad. El síndrome comienza típicamente  en los miembros inferiores y mientras transcurren las horas o los días la enfermedad puede  propagarse, de forma ascendente hacia los miembros superiores y al tronco del cuerpo. Los primeros síntomas suelen ser sensitivos como el adormecimiento de los pies agregándose rápidamente  debilidad, de forma variable pero frecuentemente rápida afecta la fuerza en las partes más distales de las extremidades como la punta de los pies, de tal forma que los pacientes pierden la capacidad para ponerse de puntillas, luego el paciente no puede ponerse de pie y a medida va avanzando llega a los brazos y las manos. Los pacientes van perdiendo la capacidad para sostener objetos como sujetar un vaso o cucharas. En este punto la enfermedad puede extenderse a los nervios frénicos involucrados en  controlar la respiración, y a partir de aquí la muerte ocurre en poco tiempo mientras el paciente está aún consiente y súbitamente fallecer asfixiado. El 50% de los casos por SGB son mortales principalmente cuando no se da un diagnóstico adecuado y un tratamiento temprano, acontece por insuficiencia respiratoria aguda. Un mecanismo de muerte también ocurre aún en pacientes que reciben oxígeno por la nariz, debido a que se acumulan los gases tóxicos del cuerpo que deben eliminarse en la exhalación y abruptamente sobreviene la muerte; a veces  por la noche sin previa advertencia, condición que se conoce como “narcosis” y en ocasiones es confundida con el sueño normal. Un aspecto dramático de este escenario en el que se observa narcosis, es que las personas inexpertas piensan que los  pacientes están seguros si reciben únicamente oxígeno. Además, la enfermedad no tiene predilección ni respeta edades ni estrato social de edad, puede atacar a un niño y de igual forma a un adulto.  El mecanismo exacto involucrado entre la enfermedad por virus Zika y SGB no está aún dilucidado, pero como se explicó anteriormente debe existir una condición desencadenante para que aparezca la enfermedad, y los síntomas generados por el Zika suelen confundirse con el SGB especialmente en lo concernientes a las  limitaciones de fuerza muscular.  Diagnóstico y tratamiento para Síndrome de Guillain Barré Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnostico dispone de un revolucionario y avanzado equipo que permite hacer el diagnóstico correcto del Síndrome de Guillan Barré (SGB). El nombre del procedimiento es el Electrodiagnóstico que consiste en el análisis del registro gráfico obtenido de un músculo,  a través de la aplicación de estímulos eléctricos en la superficie de la piel cercana al paso de un nervio. Este novedoso equipo utiliza un software que analiza las ondas y cuando esta tecnología es aplicada permite conocer la velocidad de conducciones nerviosas, demostrando el  retraso de respuestas y siendo esta una señal indirecta que relaciona la consecuencia del defecto inmunológico que involucra a anticuerpos atacando al nervio. Cuando el resultado del examen es anormalmente positivo indica que la debilidad no se debe a dolor, fiebre o postración por el virus Zika sino al SGB, y es la razón de la debilidad y síntomas de los pacientes afectados. El diagnóstico es preciso y absolutamente confiable siendo la base para el diagnóstico precoz y tratamiento oportuno. El retardo del tratamiento adecuado puede poner en riesgo la vida del paciente.  Uno de los tratamientos con los que cuenta el Hospital de Diagnóstico para el SGB es el que se realiza por medio del método de Plasmaféresis, método que extrae los anticuerpos defectuosos y para ello utiliza una membrana que filtra la sangre.   

Novedades

Búscanos en: